Acabados / Restauración

Artículos sobre acabados de los trabajos de talla en madera.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Hola amigos de talla-madera!, hoy iniciamos una nueva sección en la web: Conservación y Restauración de madera.

Soy Eva, ebanista y restauradora especializada en el mueble antiguo, y a partir de hoy os iré dando nociones acerca de cómo se debe cuidar, conservar y restaurar el patrimonio realizado en madera. Probablemente se notará la debilidad que siento hacia los muebles antiguos, pero trataré temas variados que abarcarán escultura en madera policromada o limpieza y rehabilitación de maderas en arquitectura. 

Este primer post lo voy a dedicar a daros unos criterios básicos muy importantes, que siempre debemos seguir a la hora de enfrentar un trabajo con maderas antiguas:

 

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Lo que viene a continuación es fruto de los foros de Tallamadera.
Ramonboix , Artik, Stonewodcrafts, ninsfor, virutas, Mayado, Estrella, Grone, Gloriamary, Feli, Tess, y Pemaro han puesto los pilares para un debate propio sobre la coloración de la madera.
Animado por las pruebas que ha realizado Ramonboix y las indicaciones de Artik, en el Laboratorio de Tallamadera, hemos intentado ver y medir.
1_mg_2569_1


Elegir nuestra madera favorita, el tilo y un tinte natural y ecológico, la nogalina tiene además la ventaja de simplificar la cuestión.
Dicen los ebanistas que las maderas que mejor se tiñen son el haya y el abedul. Habrá una causa física para tal afirmación.
Un tinte natural aplicado sobre la blanca madera de tilo permitiría resaltar su tenue veteado e incluso imitar el acabado de maderas nobles.


¿Es así?, ¿es posible lograr resultados satisfactorios?

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado


moreneta_detallePodemos imaginar al artesano eligiendo un tronco recio del más alto de los chopos que, apenas iniciado el invierno, se mece con el viento en un bosque de ribera.

Nuestro oscuro personaje sabe que, con luna menguante, el tronco no se astilla.

El color de la madera es más blanco de lo habitual. La madera de álamo es algo amarillenta, apenas tiene vetas ni anillos de crecimiento. No aguanta la intemperie y es objetivo fácil de los bichos. ¡Malditos insectos!, se dice a sí mismo. No respetan la blancura ni cuando encierra en su interior algo grande.

Los habitantes de la ribera no hubieran llorado la arrogante estampa del gigante, si hubieran sabido que 95 cms del esqueleto del álamo, ahora derribado por el hacha, iba a recibir transcurridos 900 años, miles de visitas diarias.

 

Colaboradores Tallamadera

Últimas Imágenes

¡Nuevos productos!

Estamos actualizando la tienda virtual:

¡No te pierdas las ofertas!

Lo + visto

- publicidad -