En compañía de bichos.Tratamiento de la madera

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

 

 

El planeta Tierra es más suyo que nuestro. Por cada humano hay 200.000. Afortunadamente son de pequeño tamaño.

 

 Con más de 1 millón de especies descritas, y de  5 a 10 millones aún por descubrir los insectos superan el 90% de las formas vivas del planeta.

En España unas pocas familias de isópteros y  coleópteros  son xilófagos (xylo , madera, fago, comer). En otros países hay una riqueza mayor de especies  (abejas carpinteras ,…etc.).  

Es un buen momento para detectarlos en nuestras salidas al campo. ¿Son realmente el enemigo numero uno del amante de la talla? ¿Qué hay de verdad y qué de mito?

Los coleópteros en fase larvaria se alimentan de la madera muerta, ya este labrada (muebles, vigas, arte, etc...) o no, (troncos muertos), y además prefieren las maderas blandas de algunas especies. Solo suelen atacar la albura de la madera, rica en celulosa y azúcares, dejando el duramen intacto, salvo que, debido a la humedad u otros factores, el duramen esté muy dañado.

Se desarrollan en el interior de la misma hasta completar su ciclo. El insecto adulto sale de la madera practicando un orificio, se aparea y, a continuación, realiza una puesta de huevos bajo la corteza.

Sólo si utilizáis madera recogida en el campo y mantenéis la corteza y albura podéis encontraros con ellos.  

Reticulatermes lucifugus y Kalotermes flavicollis en España. Criptotermes brevis en Canarias.Tamaño del adulto 0,5 a 2,5 mm

Los isópteros adultos,(las obreras), atacan la madera de forma indiscriminada. No viven en ella. Por la noche salen de su termitero y excavando galerías subterráneas acceden, por los cimientos, a la madera.

Pueden excavar túneles de cientos de metros en la tierra y en el hormigón. Aprovechan la celulosa, practicando galerías en dirección de la fibra.

No dejan serrín ya que les obstaculizaría el paso la noche siguiente. No dejan huella de sus ataques. No hay orificios de salida. Sólo se descubre cuando la madera rompe por falta de resistencia.

Las termitas necesitan humedad para vivir, pero pueden atacar madera muy seca. Son insectos sociales capaces de organizarse para llevar humedad hasta el lugar de trabajo.  Realmente sólo si instaláis vuestro taller en un bosque que tenga termiteros podéis llegar a tener problemas. Para cuando lleguen a vuestra talla es probable que el techo o el suelo de madera ya esté dando muestras de fragilidad.


Anobium punctatum. Tamaño del adulto 2 a 5 mm. (
Las fotografías de cada especie mantienen la escala relativa de tamaños entre ellas). 

Los anóbidos, o carcoma fina, en su fase larvaria se alimentan de la celulosa, tanto de coníferas como de frondosas. Practican galerías de 2 a 3 mm de diámetro, dejando tras de si un serrín menos fino que el de los Líctidos. Atacan maderas con un cierto grado de humedad por lo que es más frecuente en zonas costeras o húmedas. 

 

 


Lyctus brunneus. Tamaño del adulto de 2 a 5 mm.

Los líctidos o polillas tienen larvas que se alimentan del almidón que contiene la pared celular. Practican galerías de alrededor de 1 mm de diámetro y dejan tras de sí un serrín muy fino. Requieren madera seca, de frondosas de vasos grandes y con contenido de almidón superior al 1,5%. Por ello sólo atacan el roble, castaño, nogal, fresno y olmo. Los ataques no producen grandes daños, ya que las galerías son muy pequeñas y el ciclo del insecto sólo dura un año. En condiciones de alta humedad pueden nacer 2 o hasta 3 generaciones anuales.

 

Hylotrupes bajulus  Adulto: 9 a 25 mm

Los cerambícidos o carcoma gruesa, atacan en fase larvaria a coníferas, (Hylotrupes bajulus) o frondosas (Hesperophanes), dejando orificios muy grandes de alrededor de 6 mm de diámetro, taponados con un serrín muy basto. La salida del insecto adulto se caracteriza por tener forma elíptica con el diámetro mayor de unos 6 mm

El ciclo completo de estos insectos es de varios años (3 a 11) lo que significa una larga fase larvaria productora de galerías muy grandes.

 

 

 Hesperophanes sericeus

 

 

 Xestobium rufovillosum Adulto de 5 a 8 mm

Este coleóptero anóbido presenta una fase larvaria xilófaga. Se denomina escarabajo reloj de la muerte. Orificios de 2 a 3,5 mm de forma lenticular y oquedades lisas. Ataca sobre todo el roble, pero también otros caducifolios (abedules, alisos, olmos) y a veces a coníferas. No produce muchos daños

Necesita una humedad en la madera del 22 % para una temperatura de 22 a 25 °C

 

 

 

 

Los pájaros carpinteros, son una familia de aves, especializada en explotar las posibilidades que ofrece la madera. Realizan una importante labor natural, en el mantenimiento de las poblaciones de xilófagos. Su pico esta diseñado para percutir, y su cráneo presenta refuerzos para resistir el impacto. Su fina lengua penetra sin dificultad hasta el fondo de las galerías que las larvas xilófagas abren en la corteza y albura.  

Son expertos en detectar troncos viejos en los que se ha iniciado la pudrición de la médula . Ello facilita la construcción de una gran cámara para el nido, La operación les ocupa un mes de continuo repiqueteo.

En Europa podemos encontrar 11 especies, de las cuales 7 habitan en España.Todos ellos pertenecen a la familia Picidae. Pito negro, pito real, pico picapinos, pico mediano, pico dorsiblanco, pico menor y torcecuello.

Normalmente se alimentan de insectos, gusanos y larvas que pueden encontrar durante todo el año, capturándolos bajo la corteza, en el interior de los árboles o en troncos caídos.

El pito negro (Dryocopus martius) (de 40 a 46 cm de alto) es uno de los pájaros carpinteros más grandes del mundo.

Puede taladrar hasta 15 cm en la madera buscando comida. Es un conocido simbolo del pirineo.

 

 

 

 

 

 

 El pito real, (Picus viridis), de 30 a 36 cm, es el más común en nuestros bosques. Desde antes de iniciarse la primavera los venimos oyendo cada Sábado en la cercana Sierra de Collserola. Lamentablemente, no hemos conseguido que nos acompañen al taller de Tallamadera, y nos hagan una demostración de sus aptitudes.

La naturaleza tiene sus propios recursos. Nosotros en nuestro taller nos podemos sentir obligados a defender de intrusos nuestros trabajos.

Para proteger la madera de xilófagos se usan insecticidas. Se exige a estos productos que sean tóxicos, solo para los insectos que se quiere controlar, y tengan escaso carácter tóxico general; que penetren bien, que no manchen la madera y que sean facilmente degradables.

Se conocen bastantes substancias biocidas, pero la mayoría son tóxicas.

El gas bromuro de metilo, penetra fácilmente en la madera, pero su uso se restringe a secaderos, por dañar la capa de ozono y ser tóxico para el hombre.

Varios aceites derivados del petróleo asfixian a las larvas pero manchan la madera.

Los organo-clorados son muy persistentes (4 a 16 años) y muy poco solubles en agua por lo que no se degradan facilmente. Atacan al sistema nervioso del insecto. Algunos como el DDT ya han sido prohibidos. Por su impacto ambiental, las limitaciones de uso son muy fuertes. Destacan el Lindano y el Pentaclorofenato sódico que además es fungicida.

Los organofosforados como el Malation, Fenition, producen el mismo efecto sobre el sistema nervioso, pero son solubles en agua y menos persistentes.

Se han desarrollado insecticidas que, ingeridos por el insecto, impiden la deposición de queratina, de forma que mueren por aplastamiento en la siguiente muda. El hexafluobenzuron se utiliza para combatir a las termitas.

Otros insecticidas por ingestíon se obtienen de forma natural de los pétalos de algunos crisantemos. Son insecticidas naturales, Su toxicidad esta muy restringida a las especies indicadas, se degradan con la luz o la acción de bacterias. Entre ellos destacan las piretrinas.

Derivados de estas, fácilmente degradables por la luz ultravioleta en pocos dias, y efectivos en dosis muy bajas, 0,1 Kg/m2 ,se han desarrollado piretroides como el Permetrin

 Un conocido protector genera,l que es fácil de encontrar en el mercado, (Xylamon),  contiene como  principios activos biocidas la Permetrina: 0,45g/L. y la Diclofluanida: 10,68g/L. Es un líquido incoloro con base disolvente que repele al agua. 

No forma capa, actúa a poro abierto. Ha de aplicarse,  por lo tanto, en dos capas abundantes para una correcta penetracion, antes de aplicar un tapaporos o un barniz posterior.

Recordemos que la capa más superficial en contacto con la luz va a perder sus propiedades, Protege la madera de forma preventiva contra hongos de pudrición o azulado y contra los insectos xilófagos (carcomas y polillas) (EN46 y EN152) y regulariza el contenido de humedad. Actúa contra el efecto de la humedad, lluvia y agua. Debe aplicarse con buena ventilación de aire, manteniéndola hasta la evaporación del disolvente. 

 Sin duda el efecto de la humedad o temperatura ambiental, (alta en exteriores y muy baja en interiores, debido a estufas o aire acondicionado) son enemigos bastante más peligrosos para nuestras tallas. La ignorancia de sus efectos si es un factor de alto riesgo. Más adelante hablaremos de cómo minimizarlos. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Música Tallamadera

Haz tu donativo y contribuye a que podamos disfrutar de la música mientras tallamos en el taller

Últimas Imágenes

¡Nuevos productos!

Estamos actualizando la tienda virtual:

¡No te pierdas las ofertas!

Lo + visto

- publicidad -