Talleres de Talla, Torno y Artesanías en Madera

2. La técnica de Dibujo - bl.1. -

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Información legal: El contenido publicado en este artículo NO TIENE NINGÚN ÁNIMO DE LUCRO, es de libre acceso para todo el mundo y no tiene derechos de copyright. Puedes copiar, difundir o modificar. Agradecemos se haga referencia al origen y su autor, Pemaro.

La técnica de Dibujo

Con un fragmento de unos 7 cms de una barra de carboncillo de grosor medio, E. dibuja con soltura las diferentes variantes que su imaginación es capaz de combinar partiendo de unos elementos muchas veces repetidos. 

El carboncillo permite un trazo ágil , ancho, que quienes lo han probado saben que tiene la buena cualidad de sugerir formas. Para ello basta un simple primer trazo al azar.

Apretando la línea va del gris al negro carbón. Usando una punta afilada o en plano pueden lograrse líneas finas o llenar rápidamente una superficie.

Es preciso primero, partir un trozo. La gran ventaja es que es muy fácil de difuminar y de borrar.  

Si ha de ser un dibujo definitivo debe fijarse con un barniz .

Esteban difumina con los dedos y borra con la mano para repasar, corrigiendo la idea original, con un rotulador negro.

Las gomas llamadas de "miga de pan" son las más adecuadas para ello. Existen porta-carboncillos metálicos. Otra variante que evita ensuciarse, pero menos versátil, es el lápiz carbón disponible en diferentes grados desde HB a 3B.

Las barras tradicionales de carboncillo procedían de ramas de encina,sauce, brezo sin nudos, puestas a quemar sin llegar a combustión completa y eran más grandes que las actuales. Hablamos de carbón vegetal sin aditivos. Hoy se fabrican barras de carbón prensado mucho más uniformes y en gruesos alto, medio y fino. Algunos juegos incluyen formas redondas y cuadradas de diferentes gruesos.  En la fotografía podéis ver los que Esteban utilizó durante el curso: Carboncillos Taker redondo de grosor medio en caja de 6 unidades. Cada barra mide unos 14 cms.  

 

Grandes hojas de papel vegetal (70 x 100 cm de 55-60 grs/m2) que E. ha traído de su taller en Baza (Granada) sirven de soporte.

Hoy se dispone de papel vegetal con una superficie patinada muy regular y de elevada transparencia. Soporta el desgaste por roce y estiramiento (desgarro) y bastante bien el envejecimiento por acción de la luz y el aire. En realidad está pensado para el dibujo a lápiz de grafito, tinta, rotulador y cuando se necesite calcar. Permite dibujar con estilógrafo, tiralíneas o rotuladores y dado que la tinta no penetra en el papel se puede borrar con cuchilla o goma.

Basta dibujar la mitad y duplicar por transparencia, para acabar de dar los retoques a la composición simétrica. La última fase consiste en copiarlo sobre la madera mediante papel de calco.

Antes de pasarlo a la madera, nosotros en el taller, siempre lo “volvemos” y luego lo revisamos para compensar el dibujo, dice E.

Un trono barroco para una cofradía constituye un recital de motivos que cubren una superficie a tallar importante ( 4 a 5 m de largo x 2,7 de ancho x 0,7 de alto). Aun trabajando tan rápido como Esteban ¡imaginad el tiempo que lleva dibujarlo y tallarlo!

 

Visualizando el trabajo de la gubia a partir del dibujo.

E. usa el dibujo para concretar las ideas que le surgen en ese momento.

Nosotros vemos un dibujo en el papel. Él está dando prioridades, viendo los diferentes planos, eligiendo el movimiento que va  a tener cada hoja, visualizando el efecto estético del conjunto e incluso la gubia que picará cada curva. ¿Recargado?... piensa que esto define el barroco.

Trabaja con 30-35 gubias sobre la mesa. Le gusta mantenerlas frente a él mientras trabaja. Su padre le repite cuando le ve tallar, ¡quita gubias!.  

En total tendrá unas 90 gubias entre Peugeot, Mifer antiguas y otras heredadas.  

Las gubias Pfeil le parecen muy buenas por su corte y le gustan por ser livianas y permitirle una talla muy rápida. Podéis ver en los videos como cambia la gubia de mano, y como la gira en el aire.

Utiliza la 12/8 , 12/10 para dibujar y “picar”, aunque le gustó mucho la 14/8 de Feli, y gubias "entreplanas" (números 2, 3, 5, 7, 8) bastante anchas,(que él llama pequeñas tipo 7/14, "medianillas" tipo 7/25, 8/20 y grandes como la 2/30), de media caña (9 de varios anchos) para adecuarse al tamaño de las volutas barrocas.  y "canutillos" (11/3, 11/4) para "briznear". Para limpiar fondos utiliza codillos 1a/6, 2a/8, 3a/8, 5a/12, 

Su análisis de basa en el radio de la forma que va a “picar” o cortar en un par de golpes. No utiliza, ni falta que le hace, los números que identifican la forma de la boca de cada gubia y el ancho de la misma. 

 

 

 

 

En esta tabla exclusiva de Tallamadera, que puedes descargar e imprimir, puedes encontrar para una curvatura dada por el radio, la gubia o gubias que te permitirían obtenerla exactamente. la tabla contiene todos los radios teóricos correspondientes a cada número. Pfeil sólo fabrica las combinaciones de Forma y boca que tienen el recuadro en blanco para marcar con una X las disponibles.

 

Para marcar de un solo golpe el inicio de la voluta de radio 36 mm, puedes elegir una 3/10, una 4/18, una 2/10 una 6/40 o una 5/30

Para iniciar la cabeza de la hoja dado que el radio es 44 sería útil una 5/35 una 4/22 o una 2/12. Cuanto más grande menos golpes.

Para las curvaturas de 160 y 180 usaríamos una 2/40 que nos daría un radio de 148 (siempre es posible adaptar el dibujo a la talla y mejor con obsesionarse por no tener la gubia exacta) o bien picaríamos en golpes sucesivos con una gubia recta (1/10 por ejemplo) o entreplana estrecha.

{avsplayer videoid=2 playerid=1}

Colaboradores Tallamadera

Herramientas para talla madera

Últimas Imágenes

¡Nuevos productos!

Estamos actualizando la tienda virtual:

¡No te pierdas las ofertas!

- publicidad -